Lo errores que le están costando caro a Apple

por Desconocido | 23 febrero, 2019

Comparte

A lo largo del último año la constante batalla que sostienen Apple y iPhone con Samsung y la serie Galaxy S, junto con Huawei y sus líneas Mate y P se ha cerrado bastante, al grado que el orgullo y prestigio de marca ya no serán suficientes para mantenerse.

Aunque faltan cerca de más de seis meses -si se cumplen las expectativas- para la presentación de una nueva generación de iPhone, las filtraciones, rumores y proyecciones no han parado.

 El problema, es que todo se ha convertido en una telaraña cuyo centro es un presagio poco alentador para Apple… el problema está a su interior y no en la competencia.

Los leaks del iPhone

Ya se han filtrado los primeros render del iPhone 11 o también llamado XI y más que emocionar, han despertado muchas dudas y un grave problema de innovación.

Lo anterior porque de acuerdo con lo que se sabe hasta ahora de la siguiente generación de los smartphone de la tecnológica de Cupertino, más que sorpresas, se espera que siga lo que hace la competencia.

Según información del especialista de la industria Ming-Chi Kuo, los modelos de este año conservarán los mismos tamaños de pantalla que el iPhone XS Max, XS y XR (6.5, 5.8 pulgadas y 6.1 pulgadas, respectivamente).

Se espera la llegada de una triple cámara que, además de que los especialistas estiman que sería reservada sólo para la siguiente generación del XS Max, por los renders su diseño se asemeja mucho a las del Huawei Mate 20 Pro, así como siguiendo a Samsung y el Galaxy S10+ con tres cámaras -en este caso horizontales-.

Además, se espera que Apple dote con una batería más potente al iPhone XI para ser más eficiente en la carga invertida inalámbrica para alimentar otros dispositivos, el problema es que la lo hizo Huawei el año pasado y esta semana Samsung hizo lo propio.

Las posibles ventajas o plus que ven los analistas para el siguiente iPhone están en que aparentemente vendrá con un nuevo armazón de aluminio y una carcasa de vidrio esmerilado, datos que dio a conocer Gordon Kelly, de Forbes.

Así como en lo que podría potenciar en cuanto a funciones y rendimiento, en particular se esperan mejoras en el Face ID -algo similar se anticipa con Android P-, así como otras novedades que llegarían con el iOS 13, como un modo oscuro emulando lo que llegó con macOS, además de algunos servicios de suscripción como Netflix.

En realidad, poco es lo que no se encuentra en el mercado con sus máximos rivales como Huawei y Samsung, peor aún, marcas chinas que lo están ofreciendo con dispositivos mucho más económicos.

Si a esto la patente para un iPhone plegable que se hizo pública hace unos días -aunque está registrada desde octubre del año pasado- tampoco luce muy distinta al Galaxy Food más allá de la configuración de la proporción de pantalla.

Es decir, no es para nada oficial que Apple esté trabajando en este proyecto, lo único que está confirmado es que cuenta con una patente. De hecho, el diseño difundido realmente fue hecho por Lets Go Digital.

La herencia del iPod

El poco optimismo por el iPhone XI solamente hace más evidente la necesidad de Apple por diversificar sus negocios para disminuir la dependencia de las ventas de su smartphone, que sólo durante el primer trimestre de su año fiscal representaron más del 60 por ciento (unos 51 mil 982 millones de dólares).

Esto, debido a que se anticipa que con el tiempo irán decreciendo, de hecho, el mejor ejemplo fue precisamente el primer trimestre, en el que la de Cupertino reconoció un mal rendimiento en mercados como China -entre otros- y, para algunos analistas se ve un efecto similar al iPod.

El problema, es que a diferencia de aquella ocasión en la que el smartphone sustituyó al reproductor multimedia, en la actualidad no se vislumbra en el horizonte un dispositivo que pueda tener un impacto cercano al iPhone.

Entonces, la respuesta está por mejorar lo que se tiene, además de apostar por diversificar sus divisiones de negocios. Así lo sugieren los movimientos y contrataciones de Apple en latas direcciones -Deirdre O’Brien, John Giannandrea, Andrew Kim, son algunos-.

Parte de su estrategia está en fortalecer sus servicios en la nube, internet of things como el HomePod, así como de streaming como Apple Music y su tan rumorada plataforma de streaming que incluso sugirió que se pensara en una posible adquisición de Netflix.

Fuente: Merca 2.0

Déjanos aquí tus comentarios